La Agricultura Familiar en América Latina/RIMISP y FIDA

noviembre 4, 2014

Palabras Claves: Agricultor familiar, Desarrollo Rural Incluyente, Políticas Públicas, Seguridad alimentaria. 

Esta publicación espera contribuir a la discusión regional y global que se debe continuar en procura de un modelo de desarrollo rural incluyente, sostenible y dinámico, en el cual las y los agricultores familiares continúen ganando visibilidad económica, social y política.

Estos análisis de la agricultura familiar se enfocan en los procesos más generales que afectan la agricultura y el desarrollo rural, en su conjunto, en la región. El objetivo central fue estudiar las características de la agricultura familiar en estos ocho países latinoamericanos y elaborar una tipología que permitiera comprender mejor la contribución de las actividades agropecuarias al conjunto de la economía rural. Los elementos teóricos y la metodología que se emplearon en la realización de estos estudios fueron elaborados a partir de los conocimientos compartidos de los
autores responsables de cada estudio nacional, con el fin de establecer criterios e indicadores que permitieran trabajar de forma comparativa.

Los resultados de los estudios señalan la importancia de la agricultura como actividad económica para la reproducción de estas unidades en todo el continente, y demuestran que el conjunto de los agricultores familiares especializados es el grupo mayoritario en relación al total de las unidades productivas. Por otro lado, comprobamos que la función de residencia rural y la variedad de actividades y fuentes de ingresos son características importantes que existen en todos los países estudiados, y que los ingresos y las actividades no agropecuarios de los agricultores familiares no son insignificativos, aunque son bajos. Finalmente, a pesar de la conocida heterogeneidad de la AF en cada país, los análisis permiten identificar desigualdades y diferencias importantes entre las distintas regiones y entre los países. El estudio también hace recomendaciones sobre la necesidad de mejorar las dinámicas intersectoriales y territoriales de la agricultura familiar, así como para pensar más allá de la puerta de entrada a la propiedad rural y construir políticas y acciones con un enfoque más amplio que incluyan el desarrollo rural y las políticas de seguridad alimentaria.

El libro presenta estudios realizados en distintos países de América Latina, como son Brasil, Chile, México, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Colombia y Ecuador.